La formación permanente de los enseñantes planteada como desafío

Uno de los desafíos mayores de la escuela católica consiste en la formación permanente del profesorado, según el documento de SCEC. Este organismo entiende que no puede haber una "doble población" de enseñantes en los centros -los identificados con el proyecto cristiano y los no identificados- y considera que la formación de unos y otros es un factor esencial para que no se produzca esta situación... Esto sólo se puede conseguir si se establecen estructuras académicas rigurosas y serias tanto para la formación inicial como para la formación permanente.    
Jesús Sanjosé del Campo